jueves, 25 de abril de 2013

EL BRITANO CAPITULO 68

Cuando llegué a la cocina de la casa para cenar , vi a una mujer joven que no había visto nunca.  Estaba ayudando a Isra

- Esta  es  Cinthia, es hija de la lavandera  y va a ayudar a  Ane en las tareas cada día -  me dijo  Isra.

- Yo le dije al amo que no necesitaba que me ayudase  nadie. No soy taan vieja -  explicó  Ane.

-Pero  el amo   te  quiere  mucho  Ane . Por eso ha buscado ayuda para ti, para que descanses más y  no tengas tanto trabajo. -  respondió  Isra  y luego se dirigió a mi : - esta  es la señora  Bella  y  su  esposo  Edward.

-¿Cómo está usted señora? - me dijo  la chica .  Era  rubia, de ojos claros  y piel tostada  por el sol.

- No me llames  señora, soy  solamente  Bella -  respondí  besándola en ambas mejillas.

- Gracias,  yo soy  Cinthia.... ¿es  verdad que está esperando un niño?

Parecía que se había enterado  todo el mundo  o  tal vez Marcelo la había contratado precisamente para que me ayudase pues yo estaba embarazada y   no  querían que yo realizase muchas tareas.

- Sí...  yo deseo que sea un varón - respondí.

- Si necesita ayuda en su casita  puedo ayudarla, Bella - me dijo la chica.

- Oh, gracias  pero Edward  me ayuda en todo.

Todas se rieron mucho cuando escucharon mi respuesta.

-Mi  difunto marido no me ayudaba en nada -  dijo Ane riendo

Cenamos en armonía  y felicidad  y ya nadie se acordaba de los malos momentos  vividos hace un par de días.
Edward   bostezó  de sueño  y Marcelo también  y dijo  que tenía sueño y que se retiraba a la habitación . Cinthia  e Isra  llevaron a los  niños a dormir ,  no sin alguna  protesta  por parte  de  los mayores.

- Hoy  ha sido un día  raro  niños, y teneis  que ir a la cama pronto pero  mañana os prometo  que  contaré una historia  de Jesus   caminando  sobre  un  lago.-  dijo  Marcelo.

- Por  el agua !!!!!

- Sí  pero  ahora a dormir.

Tomas  salió   volando como un pájaro a ponerse el camisón ;  regresó en un minuto y se lavó las manos  y la cara  en la palangana  de la cocina.  Edward se rio  y dijo  :  - Vamos !
Nos despedimos  y fuimos a nuestra casita  alumbrándonos con  una linterna  de aceite .

- Y ahora  este niño tan bueno  va a rezar y a dormir en su camita - dijo Edward  al entrar  en el dormitorio nuestro.

Tomas se arrodilló  junto  a la cama  , cerró  los ojos  y dijo :
- Jesus  gracias  por  todas  las cosas tan buenas que tengo. Marcelo , Edward  y  Bella. Quiero ser más valiente y más fuerte . Amen.

Me  quedé pensando en la petición del  niño :  ser  más  valiente. Yo también debía pedirle a Jesucristo ser más valiente. Estaba un poco asustada, no por mí sino por el bebé que llevaba dentro de mi. ¿ Y  si  algún día, cuando mi hijo ya hubiera nacido, nos detenían otra vez por ser cristianos ?  ¿Tendría yo el valor de afirmar ser cristiana  con mi hijo de por medio ??




5 comentarios:

  1. Marriiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii
    que me cuantas amiga?
    voy a leer capitulo y ahora regreso

    ResponderEliminar
  2. HOLAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

    Juaniiiiiiiiiiiiiii que hace frio, y está lloviendo
    y que tiempo mas rarooooooooooooooooo

    ResponderEliminar